aprender requiere cambiar nuestra estructura cerebral

Una reciente investigación de la Universidad de Penn confirma reconfirma lo que ya hace más de 20 años señala Altman en su planteamiento sobre “neuroplasticidad”, un término utilizado a la ligera pero que pocos entienden adecuadamente. Las investigaciones de los últimos años has establecido una y otra vez que no importa cuanto hayas envejecido, el aprendizaje es una modificación de la estructura cerebral en alguna área y en algún nivel.

El estudio conducido por Ping Li, profesor de lingüistica y ciencias de la tecnología y la información hace énfasis en la contundencia de los resultados al demostrar que independientemente de la edad cronológica de los sujetos, el aprendizaje de una legua requiere activamente de cambios en la estructura y función de nuestra redes cerebrales, incluso estos cambios son la garantía para facilitar aprendizajes subsiguientes.

Los resultados de esta investigación han sido contundentes al evidenciar que los participantes que se desempeñaron con éxito tienen un sistema de conexiones más eficiente y poderoso aún antes de comenzar el aprendizaje de la nueva tarea. Un cerebro conectado con mayor eficiencia es más flexible, más plástico, haciendo que el aprendizaje de una segunda lengua sea mucho más fácil.

La eficiencia de las conexiones cerebrales en este caso ha sido definida por los investigadores como la fortaleza y flujo de la información entre las diferentes áreas o nodos cerebrales involucradas en la actividad. Mientras más fuertes son las conexiones entre un nodo y otro, más rápidas se realizan las operaciones y con mayor eficiencia.

Cambiar no es solo la única constante, es la condición ineludible para nuestro aprendizaje y nuestra adaptación exitosa.

Si quieres leer más sobre la publicación pincha aquí

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *