cuáles son las variables secretas para tomar decisiones óptimas?

El pasado mes de Noviembre la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford en colaboración con el Sistema de Atención de la Salud de Palo Alto han publicado los resultados de una investigación realizada con pilotos en la que se evaluó los mecanismos que subyacen al procesamiento de datos visuales en referencia a la toma de decisiones óptimas.

Durante la fase de recolección de datos utilizando resonancia magnética, se registró la actividad cerebral de pilotos expertos y no expertos mientras realizaban las maniobras de aterrizaje en un simulador que registraba su decisión cuando estos dirigían su mirada a una u otra posición indicando si la decisión propuesta era correcta o no.

También es interesante resaltar que los resultados son contundentes al evidenciar que los pilotos expertos obtuvieron su mejor desempeño cuando solo empleaban la mitad de la actividad cerebral que su grupo de comparación, pudiendo indicar como en estudios previos que nuestro cerebro es capaz de completar tareas utilizando solo la cantidad de recursos necesarios. Maheen Adamsom, PhD y autora líder de la investigación sugiere que la capacidad cerebral para procesar multiplicidad de información visual al mismo tiempo es el resultado de la experiencia que se registra en la mismo zona en que contiene las funciones referidas a la preferencia y orientación a la recompensa.

Considerando estos resultados no podemos olvidar que también existe corroboración experimental sobre cómo afecta el procesamiento de información más lenta al desempeño de pilotos reduciendo sensiblemente su acierto en la decisión como resultado del envejecimiento.

Hemos discutido y aportado evidencias sobre los dos grandes secretos de la toma de decisiones óptimas:

Aprendizaje + Experiencia

y a esta operación debemos agregar dos nuevos factores:

Conexión + Tiempo de Respuesta

La ecuación final corrobora lo que venimos asumiendo como fundamentos cerebrales de la toma de decisiones que garantizan el éxito, una descripción de un proceso que mantiene vigente la Ley fundamental del SNC, su máxima operativa de “Mínimo Esfuerzo y Máximo Rendimiento”.

Pareciera que los cerebros en proceso de formación y e interconexión hasta llegada la edad adulta poseen la rapidez fisiológica para responder, sin embargo es el proceso de aprendizaje el que moldea todo el complejo sistema de conexiones sobre el que descansa nuestra experiencia. Ese sistema conectómico, desarrollado con el enriquecimiento de rutas, circuitos, mapas, redes, etc; que es un mitigante efectivo a los efectos del envejecimiento, o dicho de otra forma, la conexión de cuanto aprendemos a través de su registro como experiencia validada incrementa nuestra capacidad para decidir de manera óptima, mientras funciona como analgésico a los síntomas relacionados con el proceso de oxidación natural de nuestra disponibilidad fisiológica.

El aprendizaje como herramienta, la experiencia como base y su conexión com matriz generadora de respuestas temporalmente significativas son variables básicas en la fórmula secreta de la decisión exitosa.

La importancia de este tipo de investigaciones y resultados no son solo vitales de cara a la descripción de los procesos neuronales en la toma de decisiones, sino que también proveen insumos en el diseño de las estrategias y mecanismos de mejora del desempeño en esta y muchas áreas relacionadas. Por ejemplo, conocer los mecanismos y estructuras implicadas en el acierto de la decisión  por parte de pilotos expertos, será el contenido nuclear para los programas de formación de nuevos pilotos, reduciendo el coste y tiempo mientras incrementa el acierto y la seguridad de los viajeros.

El futuro de la formación y el entrenamiento pasa por este tipo de valoración, que permitirá incluso con los registros de actividad cerebral de los sujetos verificar si el patrón neuronal experto coincide con el de la persona en fase de formación, garantizando la maestría en las competencias que se ha definido establecer al rendimiento óptimo.

Esta claro las razones por las cuales la decisión en los estadios pueriles o juveniles implican un alto porcentaje de error, también así, cómo la pérdida de flexibilidad y agilidad o conexión de recursos en los estados de la edad avanzada tiene efectos similares por su atemporalidad. En todos los casos, lo que sugiere la evidencia hasta la fecha es que la toma de decisiones óptima requiere de los recursos que resultan de la siguiente ecuación:

Aprendizaje + Experiencia + Conexión + Tiempo de Respuesta= Decisión Óptima

Más detalles sobre la investigación: http://med.stanford.edu/psychiatry.html.

 

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *